[Aniversario N°196 del Liceo EMG] Discurso de Presidente de Sociedad de Exalumnos

02 septiembre 2019

En el marco de la celebración del Aniversario N°196 de nuestro Liceo, es que el sábado 10 de agosto, la Sociedad de Exalumnos, liderada por el señor Johnny Villouta Bustamante, realizó su propia celebración con los asociados y representantes de los estamentos liceanos, quienes recorrieron el edificio recordando sus propias vivencias.

Villouta se dirigió a los presentes desde las ruinas del Salón de Actos. Puedes revisar su discurso a continuación:

Distinguidas Autoridades, Invitados y Exalumnos:

Junto con saludarlos y darles la bienvenida a nuestra celebración de los 196 años de vida de nuestro Liceo, como Sociedad de Exalumnos queremos compartir algunas reflexiones, en este espacio testigo de la historia, y de la lucha por la defensa de ideales propios de la juventud.

Es una oportunidad especial para reflexionar,  sobre  nuestro liceo como cuna formadora de líderes,  que a lo largo de su vida Institucional, han egresado de sus aulas hombres de bien, insertándose en distintos ámbitos de nuestra sociedad, plasmando los sueños y desafíos de su época.

Exalumnos que en distintos ámbitos; han alzado la Voz, de una sociedad dispuesta a luchar por mejores condiciones, caracterizados por su espíritu laico e inquieto, motivados en la búsqueda de nuevas oportunidades, que nos permita proyectarnos hacia una sociedad más justa.

En este crecimiento formador, nuestro liceo fue la base para el origen de otras Instituciones, creando en el año 1865 el Curso Fiscal de Leyes, anexo al Liceo, el que era dirigido por su Rector, y que es finalmente suprimido en 1928, al integrarse más tarde los estudios de Derecho a la Universidad de Concepción.

Los tiempos han pasado, hoy nuestra convivencia social está en una profunda transformación de valores, como Exalumnos enfrentamos nuevos desafíos propios de una comunidad en desarrollo, lo que nos compromete a explorar nuevos horizontes, que nos permitan entender a una sociedad de cambios radicales, donde convivir con la violencia son aceptados, como un hecho cada día más normal.

La discusión de las ideas basadas en el respaldo de un fundamento, y el respeto en aceptar lo mejor del contrario en cada debate, se ven postergadas por la descalificación y el querer imponer su propia verdad, como dé lugar.

Deberíamos redescubrir en el humanismo, el centro de nuestro debate; por una mejor sociedad.

La Educación, junto con la familia son los principales actores, y es un bien precioso que debemos cuidar.

Dejando de lado las modalidades y los nombres que esta tenga, de acuerdo al momento en que nos encontremos; su prioridad debe ser formar integralmente a las personas.

Y esto indica que debe ser necesariamente “humanista”.

En una palabra: La educación debe garantizar a cada integrante de la Sociedad, una preparación adecuada para seguir estudiando, en forma autónoma  y permanente, e integrarse al mercado laboral; pero además cultivar  muy especialmente, los principios éticos indispensables, que le permitan hacer de la Sociedad en que vive, un entorno  de tolerancia, respeto y solidaridad.

Sin estos principios; la Educación habrá fracasado y la Sociedad estará perdida.

Hoy que nos encontramos en este espacio impregnado de historia liceana, cuyos muros reflejan la importancia de la tradición cultural que ha tenido el liceo, no solo en nuestra formación, también en el desarrollo de nuestra ciudad.

Este patrimonio que una vez más nos cobija, continúa siendo el faro que alumbra con esperanza el futuro de las nuevas generaciones, guiándolos e imponiendo la responsabilidad, de ser parte de una mejor sociedad.

Al contemplar la actual fachada de este histórico Salón de Actos, nos motiva a continuar en nuestra reflexión en aquellas palabras de hace aproximadamente 25 siglos atrás, que fueron expresadas por Platón:

«La ignorancia, es la semilla de todo mal.
El objetivo de la educación, es la virtud y la meta; de convertirse en un buen ciudadano”

Por ello; hoy que nos convocamos en  la celebración de estos 196 años de vida Liceana; y a pasos del bicentenario, estamos orgullosos de su larga vida como centro formador, viendo a nuestro liceo como un gran guerrero, que permanece hidalgamente en pie, luchando por no perder su rol, de la gran casa educadora, preparando  hombres de bien, que se transformarán en los futuros líderes de nuestra sociedad.

Finalmente; como Sociedad de exalumnos, queremos compartir con ustedes nuestra alegría y orgullo por la designación como “Hijo Ilustre” de nuestro Liceo, de nuestro compañero y amigo Exalumno RENÉ MARMADUQUE PEZO PADILLA.

Especialmente agradecemos a los docentes y al Rector, que apoyaron esta presentación, y que de forma unánime el Consejo de profesores ratificaron la sugerencia de nuestra Directiva, ya que su postulación era considerada al interior de nuestra Sociedad de Exalumnos, como el  fiel exponente de “Nuestra Labor Silenciosa”.

Gracias.
Johnny O. Villouta Bustamante
Presidente
Sociedad Exalumnos Liceo EMG